Uso de un calentador de paso para el lavado de platos con agua caliente

calentadores de paso

Uno de las principales necesidades en una casa es contar con agua caliente, ya que esta, si bien podría considerarse como una necesidad secundaria, hace nuestra vida mucho más cómoda. Ya sea que la utilicemos para tomar un baño o lavar la ropa, el agua caliente está presente en nuestro día a día y para facilitar la tarea de calentar este líquido vital existen calentadores de paso que nos ahorra el esfuerzo de tener que poner un recipiente en la estufa o leña para elevar la temperatura del agua.

Además de ser útil para bañarnos, el agua caliente tiene otros usos que tienen que ver con la higienización de objetos y espacios con los que tenemos contacto. Un ejemplo de esto es su uso para potenciar la acción de limpiadores y desinfectantes sobre las superficies de los cuartos de baño, o para remover manchas difíciles de prendas y muebles. Otro de sus usos, y por lo que resulta importante contar con un calentador de agua en casa, es lavar los platos y a continuación les hablaremos de las ventajas de emplear agua caliente en esta tarea cotidiana del hogar.

Los platos son elementos que utilizamos para servir los alimentos que consumimos, y por tanto es de suma importancia mantenerlos limpios y libres de bacterias y microbios que puedan ocasionarnos enfermedades. Como es sabido, hay diferentes tipos de enfermedades e infecciones ocasionadas por contaminación alimentaria, y depende de los cuidados que se tenga en la manipulación y preparación de los alimentos eliminar el máximo de patógenos que puedan provocarnos tales afecciones. Pero no sólo basta con seguir las recomendaciones básicas en higiene para preparar los alimentos, también se tiene que tener un cuidado especial en la limpieza y desinfección de las superficies de preparación y de todos los recipientes y utensilios que entran en contacto con los alimentos desde el momento que llegan a nuestro hogar hasta que se sirven en la mesa. En este sentido, tanto el espacio en el que se almacenan los alimentos como los platos y cubiertos que se utilizan para facilitar su manipulación al momento de ingerirlos, deben estar limpios y desinfectados, de lo contrario los riesgos de contagiarse de E.coli o salmonella, entre otros, se incrementa considerablemente.

Podemos lavar los platos en nuestro hogar a mano o utilizando un lavaplatos automático. En cualquiera de los casos, se deben seguir ciertas pautas para asegurar que se reduzca la carga microbiana y los patógenos responsables de enfermedades. Como la manera más común de lavar los platos es a mano, en esta ocasión nos enfocaremos a hablar de recomendaciones para obtener platos limpios y desinfectados con este método de lavado. La primera recomendación para lavar los platos es que la tarea se haga antes de que transcurran dos horas de haberlos utilizado, esto se debe a que los patógenos tienen oportunidad de instalarse y reproducirse por más tiempo si no se lavan los platos de inmediato, por ello si se deja pasar mucho tiempo, al momento en que se decida lavar los platos resultará más difícil deshacerse de ellos y no sólo eso, desprender los residuos resultará mucho más complicado. Si lavamos los platos justo después de usarlos, eliminar los restos de comida y bacterias requerirá de menos esfuerzo, aunque no por ello será una tarea que debamos tomar a la ligera y se deben emplear los productos y herramientas adecuadas para retirar restos de comida y microorganismos que resultan imperceptibles a simple vista.

Ahora bien, para lavar los platos y desinfectarlos, basta con seguir tres pasos básicos: lavarlos con agua caliente y jabón, enjuagarlos y aplicar un desinfectante. Para finalizar, se deben dejar secar los platos al aire, pues las toallas que habitualmente se utilizan para secarlos albergan en sus tejidos una gran cantidad de gérmenes que al contacto pasan a la superficie del plato contaminándolo otra vez. Respecto a la temperatura del agua para lavar los platos, las autoridades sanitarias estadounidenses recomiendan que ronde los 40°C, aunque se ha comprobado que a una temperatura más baja las bacterias también pueden eliminarse siempre y cuando el lavado se haga antes de que los restos de comida se sequen.

Para contar con agua caliente a esta temperatura, usar calentadores de paso puede ser la mejor opción, ya que por su modo de funcionamiento el agua a la temperatura deseada se encuentra disponible prácticamente de manera instantánea e ilimitada. Esto a diferencia de lo que ocurriría con un calentador por acumulación en los que la cantidad de agua caliente está limitada por la capacidad de su tanque de almacenamiento y que tienen un tiempo de espera determinado para empezar a recibir el agua caliente.

Un factor que se tiene que tener en cuenta también, es el material con el que están fabricados los platos y su diseño. Les sugerimos que tengan especial cuidado en el lavado de aquellos platos que tengan grecas y hendiduras, pues retirar los restos y eliminar completamente las bacterias de superficies irregulares puede requerir de mayor esfuerzo. De la misma manera todo objeto que entre en contacto con los platos en el proceso de lavado debe estar limpio y desinfectado. En el caso de las esponjas, una vez que se hayan terminado de utilizar, deben ponerse a secar, pues como es bien sabido, los entornos húmedos favorecen la proliferación de hongos y bacterias. Para finalizar, el lugar en el que se almacenarán los platos deberá estar también limpio, y antes de guardar los platos les recomendamos que se aseguren de que estén completamente secos.

Con estos consejos, lavar sus platos será mucho más sencillo y podrán tener la confianza de que es seguro usarlos, pues estarán limpios y desinfectados. Les recordamos que para tener agua caliente disponible cada vez que lo requieran, instalar calentadores de paso es la mejor opción, y en H2OTEK tenemos modelos de las mejores marcas que les garantizarán eficiencia. Los invitamos a visitar nuestro catálogo de productos en línea y a ponerse en contacto con nosotros si requieren asesoría en la elección del calentador de agua que se adapte mejor a sus necesidades y espacio, con gusto los atenderemos y aclararemos todas las dudas que tengan.