Qué es la histéresis y por qué es importante en la producción y conservación del papel

humidificador

Cómo tener un control de temperatura y humedad en los talleres de papel

El manejo o manipulación del papel es muy importante, así como las condiciones del lugar en las que se produce y almacena. Básicamente cualquier área donde haya papel o cartón, debe tener una adecuada ventilación, iluminación, humedad y temperatura.

¿Qué es la humedad relativa? Es el fenómeno que vincula el peso del vapor de agua que se ubica en el volumen específico de aire y el peso que poseería si el mismo aire tiene saturación en cuanto a la presión y temperatura. La cantidad de la saturación relativa es expresada por medio de porcentaje.

El papel posee una característica muy peculiar en cuanto a la acumulación de humedad en su celulosa, dicho comportamiento higroscópico es importante para poder determinar los niveles de secado o adición de humedad. ¿Qué es la histéresis? Precisamente, la histéresis es el resultado que se puede ver en la humedad contenida de un papel, al momento de que este llegue a un balance con la humedad relativa de medio ambiente. Para que se puedan equilibrar las condiciones del papel de acuerdo a la atmósfera, es trascendental que se presenten dos factores importantes:

1.- Las características higroscópicas y otras propiedades que posean las fibras una vez que se hayan tratado físicamente y químicamente.

2.- Para que se dé el fenómeno de la histéresis, se debe analizar el historial del comportamiento de las fibras, de acuerdo a la pérdida y absorción de agua cíclica.

El efecto de ganar y perder humedad constantemente en la celulosa, ocasiona un hinchamiento y deshinchamiento en el papel; esto es malo, ya que el papel pierde poco a poco sus propiedades importantes, y se va a empezar con ondulaciones, inestabilidad dimensional, torceduras, entre otros problemas asociados. Asimismo sus características mecánicas se pueden ver dañadas, ya que las fibras se debilitarán en sus uniones al volverse muy flexibles, por lo tanto las mismas bajarán sus resistencias.

Es esencial mantener a raya la influencia negativa de los factores antes mencionados. La humedad de un papel al llegar a un balance con la saturación atmosférica, no es justamente igual si se sustrae por medio de un contenido de agua mínima, que si se sustrae al pasar del contenido de mayor agua, a la saturación atmosférica del ambiente.

El control de temperatura y humedad es trascendental para que la calidad del papel no se vea en riesgo; puede emplear una especie de empaque para que las hojas sean planas y los rollos estén parejos. Como hemos mencionado, es importante que exista un balance entre la humedad del ambiente y la del mismo papel, sin duda esto le debe importar mucho al encargado de las impresiones. Mantener un control de temperatura y humedad adecuado en el ambiente con respecto a la humedad del papel nos garantizará que el mismo no tenga problemas al pasar por la prensa, y que salga la impresión con buena calidad. Aquí la clave es la cualidad plana del papel, un mal control de los factores mencionados generará curvatura, y al momento de ingresar a la impresora, la hoja se arrugará o presentará otros daños.

Condiciones ideales de control de temperatura y humedad

Se recomienda que se mantenga una humedad relativa dentro del taller entre un 35% y 50%, si nos aseguramos de que esté en dicho rango, las alteraciones dimensionales del papel serán mínimas, además, se aconseja que la hoja posea un 3% más de saturación con respecto a las condiciones antes mencionadas.

Asimismo la temperatura del papel es importante, éste hay que medirlo con un termómetro especial y si notamos que la diferencia es mayor de 3 grados Celsius comparado con la del taller, el mismo papel deberá almacenarse en la zona de impresión al menos veinticuatro horas antes de que se imprima, solo así su temperatura podrá equilibrarse con el medio ambiente en cuestión.

Si percibimos que existe una baja saturación atmosférica en el taller, lo mejor sería poner a funcionar un humidificador en el área de impresión, para asegurarnos de que haya un equilibrio de este factor tan importante; lo mismo pasa cuando el porcentaje es elevado, para ello tendremos que poner en marcha un deshumidificador. Igualmente nos podemos ayudar de controles higrométricos para conocer perfectamente la humedad que existe en el taller.