Procedimientos seguros de limpieza y sanitización en museos y galerías de arte

nebulizadores

Uso de nebulizadores y purificadores para la ambientación sana

La limpieza delicada de espacios es una necesidad, puesto que, en muchos de estos lugares, cuentan con objetos valiosos. Las necesidades de sanitización son naturales en lugares preponderantemente aglomerados de turistas, por ello no son exentos de limpieza profunda y del uso de nebulizadores.

En ese sentido, tanto en museos como galerías de arte, es esencial un programa de limpieza regular, para mantener en perfectas condiciones los espacios de exhibición, así como sus piezas. De entrada, es el control de polvo y suciedad superficial, para mantener un óptimo nivel de apariencia y reputación. Ya lo dijera la gran autora japonesa, además empresaria y consultora de organización, Marie Kondo: El objetivo de la limpieza no es solo limpiar, sino sentir felicidad viviendo en ese ambiente.

Obviamente no solo implica sanitizar áreas de galerías, sino todos los cuartos adyacentes, por donde existen igualmente grandes fluctuaciones de personas, que, en su andar y en contacto con otras superficies, son capaces de acarrear suciedad de las otras áreas hacia las galerías o exposiciones. Por ello, los baños son objetivos de limpieza preponderante, al igual que la zona de recepción, vestíbulos, oficinas y cocinas. Es posible que cada determinado periodo, algunas de estas áreas precisen de sanitización ambiental, para la prevención de patógenos y sus subsecuentes pandemias, ya sea a través de purificación y uso de nebulizadores.

Existen zonas de mucho tránsito de personas, de forma rutinaria, como ejemplos todas las reuniones de trabajo, sociales, juntas con clientes especiales del museo o galería, entre otros. Es preponderante mantener esos lugares debidamente ordenados y limpios.

El suave desempolvado de superficies es tarea rutinaria, con actividades programadas en el lavado de suelos, sin poner en riesgo las antigüedades y obras artísticas valiosas. Para desempolvar, es mejor utilizar artículos suaves pero eficientes, y siempre usando los mismos a discreción, con constancia, porque las motas de polvo siempre estarán postradas de un día para otro.

En cuanto a los pisos, la higienización es simple, casi como la aspiración. Los expertos recomiendan emplear trapeadores con una leve humedad y elementos jabonosos neutros; posteriormente se requerirá un trapeador seco para culminar la eliminación total de impurezas. Se debe tener cuidado con el entorno, cuidando de no dañar los objetos valiosos. Algunos prefieren usar barredoras mecánicas, casi automatizadas, solo teniendo precaución en su manejo.

Es normal que antes de eventos pandémicos, como el SARS-CoV-2, los procesos de limpieza y sanitización de museos y galerías de arte, hayan sido de lo más normal, y durante ese evento mundial desafortunado, se hayan cambiado las maneras de limpieza profunda; ahora se está volviendo más o menos a la normalidad en esta era post-covid, sin embargo, es normal que algunas instituciones se mantengan todavía con guardia alta.

Los equipos de limpieza profesional siempre deben estar disponibles haya o no una pandemia de salud regional o mundial. Los museos requieren estándares de higiene más altos que muchos otros edificios. Pero, asimismo, se requerirán de una limpieza profunda cada cierto tiempo, con personal especializado en tareas de sanitización, o al menos, con sistemas y maquinaria específica, para la erradicación de virus y bacterias en lugares públicos. Será necesario usar nebulizadores para purificación de ambientes, pero usados a conciencia y con mucho cuidado en esta clase de lugares. Al menos esta es la clase de higiene requerida en áreas de ventilación y zonas circundantes, como mínimo.

Lo interesante en todo esto, es cómo los museos y galerías de arte aprovechan las franjas horarias de inactividad en las exhibiciones, al realizar limpieza profunda en cada uno de los rincones de los recintos artísticos. Detalles como toallas higiénicas, desinfectantes, entre otros, deben seguir para marcar las pautas de higiene en personal y civiles. De hecho, existe un proceso de limpieza electrostática bastante ideal para esta clase de lugares.