Pautas esenciales para sacar máximo provecho al tomar baño turco o sauna finlandesa en el hogar o spa

 

generadores de vapor

Vapor para baño con adecuado ritual para mayor seguridad

En muchas situaciones, si vamos sin cuidado al tomarlas, es posible que nos llevemos una desagradable sorpresa. Esto incluye claro está, en el placer de tomar un baño húmedo o sauna seca, ya sea en un spa o incluso en la comodidad del hogar. Después de todo, implica estar en un recinto comúnmente cerrado, con altas temperaturas y una importante saturación atmosférica.

Comida y alimentación antes del vapor para baño

Los expertos en esta clase de terapias, recomiendan fervientemente que antes de ingresar a una cabina de estas, se beban infusiones o abundante agua, para una preparación adecuada. Asimismo, el estómago vacío no es buena idea antes de un baño caliente húmedo o seco, pero tampoco se trata de ingresar inmediatamente después de ingerir una cuantiosa comida. Tal vez comer algo ligero como fruta o ensalada, antes de tomar una terapia de estas, sea lo mejor.

Edad ideal en el vapor para baño

En términos generales, este tipo de terapias están destinadas a personas adultas, aunque se ha podido ver en algunas poblaciones escandinavas, que a los niños también se les incluye en la sauna finlandesa. El baño turco o sauna no están recomendados para niños, al menos en México, porque todavía no han formado sus pulmones por completo, siendo un peligro que estén en un lugar cerrado con vapores y altas temperaturas.

En cuanto al adulto mayor, esas terapias se deben realizar bajo cuidado de su médico, y posiblemente haya un rango de edad que sea bueno para estas personas, pero siempre con los cuidados pertinentes. Esto también aplica para las embarazadas, que constantemente están bajo escrutinio médico; si la doctora o el especialista aprueba la sauna para la mujer próxima a dar a luz, entonces adelante.

A decir verdad, cualquier persona independientemente de su edad, si posee antecedentes problemáticos en cuanto a su salud, debería checarse con su médico antes de realizar algunas actividades, como baños calientes y húmedos. Es posible que aquellos con cardiopatías o problemas de circulación, no deban tomar estas sesiones, o de hacerlo, con otras condiciones preventivas, porque después de todo, los baños con vapor poseen propiedades curativas físicas y mentales; vale la pena al menos informarse con especialistas si es buena idea tomarlas, sobre todo para personas con dichas condiciones o que tengan problemas renales o en vías respiratorias.

Duración de las terapias en vapor para baño turco o sauna finlandesa

La primera debe ser relativamente un tiempo corto, de 20 minutos como máximo, tal vez 25, dependiendo del tipo de ritual y de la persona que lo va a tomar, también tomando en cuenta los ciclos, si es que se va a hacer una alternancia entre baños calientes y fríos. La sauna finlandesa sí puede durar por más tiempo, quizás de media hora o hasta 40 minutos, pero siempre en ciclos a lo largo de un día, entre distintas terapias; si se va a hacer de forma ininterrumpida, entonces se aconseja que sea de 15 o 20 minutos como máximo.

Puntos esenciales de vapor para baño

Como ya se mencionó, tomar líquidos antes de ingresar es esencial, y más importante aún que estos sean sin azucares ni mucho menos alcohol. Asimismo, se recomienda tomar una ducha con agua templada, para preparar los poros, ya que las temperaturas que se perciben en cualquiera de las dos modalidades de terapia, son altas; lo que menos se desea es que haya un choque térmico.

Ya sea baño turco o sauna finlandesa, la relajación es fundamental claro está, donde incluso el cuerpo puede estar en total reposo y acostado, sin embargo, antes de acabar el ciclo de calentamiento, es esencial recomponer la postura, ya sentado y con las bien estiradas, para que la circulación en la sangre se recupere por completo.

En ambas modalidades, el enfriamiento es recomendable, donde las duchas con agua más fría, son ideales después de la sesión en cuartos con altas temperaturas. En países nórdicos, se suele dar un chapuzón en aguas a punto de congelación, pero quizás para algunos de nosotros solo baste con un buen baño normal.

Para personas en excelentes condiciones físicas, estos ciclos se pueden repetir otra vez, pero siempre con recomendación de expertos. Si ya no se planea otro baño turco o sauna, entonces lo mejor es descansar el cuerpo, con buena hidratación e incluso un snack saludable.