La exteriorización emocional en terapias de vapor para baño para regenerar energía física y espiritual

vapor para baño

Depuración orgánica y kármica con el temazcal ancestral

El agua y el fuego son esos elementos fundamentales dentro de la sauna ancestral, o más bien llamado, temazcal. De estos, se genera el vapor dador de la experiencia física y espiritual, que tanto necesita nuestro cuerpo y mente. En el proceso, la meditación y respiración es esencial, para empezar a sentir las conexiones que el organismo necesita en su entorno, y generar un vínculo con sus semejantes, en caso de que las terapias sean grupales. A través de cánticos, sonidos y recitaciones, emergen todas esas emociones, variando de persona a persona, dependiendo de su personalidad y la etapa de su vida por la que se esté pasando. Por ello, no hay que tener miedo a exteriorizar esas emociones; no se debe tener miedo a llorar, a reír e incluso a sentir miedo, porque después de todo, esta última emoción es la más antigua de todo ser vivo, desde el comienzo de todo, un sentimiento, que nos ayuda a sobrevivir en el páramo de la soledad.

La exteriorización bien entendida en el vapor para baño y terapia de temazcal, es la manera como se sacarán las impurezas de todo tipo, a nivel físico, psíquico y emocional. En este tipo de terapias, se recalca mucho a los asistentes, que haya siempre respeto, para propiciar la concentración necesaria para entablar un vínculo con nuestro interior, y a la par de nuestros semejantes. Es estar plenamente consciente de que no es un juego para nada, porque al menos para la mayoría de las personas que acuden a esa clase de ejercicios en saunas húmedas, significa un proceso de sanación integral. Ahora, también en los temazcales, es importante decir, que la guía espiritual, se encargará de ejecutar los cánticos o sonidos de meditación, con base en la animosidad del grupo de personas que se encuentre ahí; en ese sentido, es importante que se les pregunte, qué tipo de terapia es la que desean, con qué sonidos, posturas y otros detalles, para que haya una armonía en todos sentidos.

Todo se trata de que cada una de las personas en los rituales de vapor para baño y temazcal, logren una relajación absoluta, ya sea con las hierbas adecuadas para la ayuda en la concentración, o que la guía en cuestión, ayudada por su intuición, logre observar a las personas que más necesitan de ese auxilio en los ejercicios. Es común que, en muchos emplazamientos, cuando notan a una persona con dolores en espalda, cuello, brazos, etcétera, entonces se otorgue a dicha persona, algún masaje relajante, y ya cuando finalmente alcanzan un trance de tranquilidad, entonces será más fácil desechar esos bloqueos emocionales; si es necesario, en intervalos de la terapia, la utilidad de brebajes o líquidos a base de infusiones o tés, puede resultar bastante satisfactorio para los pacientes.

Dentro del vapor para baño o temazcal, debe haber un procedimiento específico para aquellas personas sensibles de sus vías respiratorias, como las asmáticas. Las cuales, dicho sea de paso, deben tener el respaldo de su médico en turno. Sabiendo eso, los gurús en esta clase de terapias, sabrán propiciar el mejor ritual para estas personas, de acuerdo a sus condiciones de salud, llegando incluso a beneficiarlas por medio de desintoxicación, a través de hierbas específicas para ese tipo de tarea. Lo mismo va para gente con problemas de artritis, condición que puede ser ciertamente aliviada por las terapias de vapor y plantas.

Ya se ha enfatizado que el temazcal se empleaba en mujeres después de que daban a luz, como una purificación de sus vientres y espíritus, donde el fuego y el agua fungen como los principales catalizadores de depuración orgánica y kármica. Las simbologías del útero con el temazcal, convergen para la ideología del renacimiento del ser humano.